Egipto más allá de las Pirámides

EGIPTO

Egipto más allá de las Pirámides

Si cuando pasas los primeros días en Estados Unidos te sientes en una película por la exagerada influencia norteamericana en nuestras vidas, cuando viajas a Egipto y te das tu primer paseo por las Pirámides te recorre el cuerpo una sensación muy extraña, como de “aquí yo ya he estado”, como de “esto yo lo conozco”. No es que lo hayas visitado en otra vida es que es una de esas maravillas del mundo que de verlo tanto lo hemos acogido como familiar y cotidiano. Pero tras esa reflexión te das cuenta de que eres un privilegiado por estar tan cerca de algo tan grande y con tanta historia. Egipto va más allá de las Pirámides.

Egipto

Las Pirámides y La Esfinge

El visado se hace a la llegada después de pagar unos 20 euros siempre que tengas el pasaporte en vigor, obviamente y la seguridad, no es de los destinos más seguros por lo que hay que tener mucha atención a todo y evitar masificaciones de turistas.

Egipto es un país maravilloso y de los que catalogamos como completo porque rebosa cultura, tiene un toque de naturaleza y el Mar Rojo aporta ese relax necesario al final de cada viaje. Nosotros lo visitamos a finales de octubre y la época fue ideal porque pasar 20 días de norte a sur y terminar en la playa en esa época del año no está al alcance de cualquier país.

Egipto rebosa cultura, tiene un toque de naturaleza y el Mar Rojo aporta ese relax necesario al final de cada viaje.

Todo viaje a Egipto comienza por El Cairo, ciudad bulliciosa que puede abrumar de lo grande que es, pero, aunque parezca mentira no es complicada de abordar. Siendo prácticos, la mejor manera de moverse por la capital es con el taxi, no es nada caro y te evita esperas, pérdidas y algún susto. El Cairo tiene mucho que ver, lo más importante, el Museo Nacional, una joya del patrimonio de uno de los imperios más importantes y famosos del mundo y que tiene testigos de aquella época por doquier, en cada esquina del museo te encuentras piezas valiosísimas.

Más allá del museo la ciudad se muestra de varias maneras, tranquila en la ciudadela, bulliciosa en la gran mezquita e inquietante en el barrio copto.

El Cairo, Egipto

El Cairo, desde la Ciudadela

Tras un paseo por la urbe, toca preparar una de las maravillas del viaje, visitar las pirámides. Aquí hay mil maneras de ir, por vuestra cuenta se llega, pero hay que hacer varios transbordos en metro y parte a pie, quizá no lo recomendamos. Contratarlo con un taxista local no sale muy caro y si le dejas bien claro lo que quieres ver no vas a tener quebraderos de cabeza.

Antes de ir a las Pirámides de Giza puedes ir a ver otras excavaciones y pirámides que te van poniendo en antecedentes, pero una vez llegas allí, se te olvida lo anterior. Se pueden recorrer a pie (palizón con un calor de mil demonios) a caballo o a camello y debido al bajón de turismo de los últimos años no te sentirás dentro de una masa sacando fotos, Puedes encontrar tu espacio para sentarte en frente de la esfinge y pensar en tiempos pasados y de película. Aquí tienes nuestra entrada específica sobre las Pirámides.

Antes de ir a las Pirámides de Giza puedes ir a ver otras excavaciones y pirámides que te van poniendo en antecedentes, pero una vez llegas allí, se te olvida lo anterior.

La siguiente parada es Luxor, nosotros fuimos en avión, pero la conexión férrea o por carretera es bastante buena . Luxor es más recogida y desde allí se afronta otra de las joyas del país, la excursión al valle de los reyes o el crucero hacia Asuán como paso previo hacia Abu Simbel.

La excursión al Valle de los Reyes, el Templo de Karnak, los Colosos de Memnón y el Templo de Hatshepsut es de obligado cumplimiento y pagar el extra que te piden por ver la tumba de Tutankamón lo merece. No es mucho más y ¿cómo te vas a volver de Egipto sin ver la más famosa de las momias?

Luxor, Egipto

Los Colosos de Memnón

Abu Simbel es otra maravilla de complicado acceso que muchas veces se desecha por la pereza que da organizar la llegada y porque tanto patrimonio termina agobiando teniendo además, la zona de playa del Mar Rojo tan cerca.

Respecto al relax playero hemos de decir que nosotros no encontramos ese rincón paradisíaco que sí hemos disfrutado en otros países. Pero la temperatura y el color de las aguas de este mar invitan a disfrutar de unos días de paz y tranquilidad, que vienen perfectos para interiorizar todo el patrimonio que hemos conocido de primera mano.

Buceo en Egipto

A punto de saltar al Mar Rojo

En un post más específico os hablamos del buceo en el Mar Rojo, que fue el principal motivo que nos llevó a pasar 5 días de inmersiones. Como has podido leer, Egipto va más allá de las Pirámides.

Aquí te ha contado un poco del viaje, pero si tienes dudas, no dudes en pregunta aquí.