La India, ¿estás preparad@?

Taj Mahal, India

La India, ¿estás preparad@?

Empezamos este post con una pregunta directa al lector y futuro viajero porque para ir a la India hay que estar preparado y viajado porque es de esos destinos duros y que si no te has movido un poco por países más pobres te va a costar mucho ciertas cosas por eso tengo que preguntarte; ¿estás preparado?

Salvada esa pregunta decir que la India nos enamoró, nos encantó y es de esos destinos a los que tenemos seguro que vamos a volver porque lo que aporta la India es tanto que te olvidas de las pesadumbres y si las recuerdas es para reírte a carcajadas en una sobremesa que termina siempre con la misma frase; “qué ganas tengo que volver allá”. Por cierto, la India tiene épocas mejores y peores. Nosotros acertamos de pleno, pincha aquí y descubre cuándo ir a la India.

Tráfico en Delhi, India

Un día normal en Delhi

Delhi te recibe con los brazos abiertos y con una de las dos manos que tiene te da un tortazo de realidad en la cara que te deja grogui un par de días. Dos días en los que deambulas por las calles y carreteras más concurridas del mundo, con coches, motos, carricoches, motocarros, bicis, bicicarros, carros sin más, gatos, ratas, perros, todo tipo de personas (ancianos, jóvenes, adultos, niños, mujeres embarazadas) y vacas, muchas vacas que lo mismo se plantan en medio de la calzada y…hasta que ellas quieran porque cualquiera toca al animal sagrado por excelencia del país.

Delhi te recibe con los brazos abiertos y con una de las dos manos que tiene te da un tortazo de realidad en la cara que te deja grogui un par de días.

La capital, como tal, no tiene mucho que ver, tiene mucho que sentir, que pasear y que alucinar porque es inagotable, vibrante, incansable, insaciable, indescriptible.

Más allá de Delhi nos esperan un sinfín de estímulos que harán el viaje crecer exponencialmente. Lo más famoso de la India, sin duda, es el Taj Mahal…que…hay que ir, sí o sí y en una entrada específica os contamos como disfrutarlo con menos agobios. Aquí te cuento como hicimos nosotros en el Taj Mahal.

Taj Mahal, India

El Taj Mahal

El templo dorado de Amristar al noroeste te transporta a un lugar mágico y abierto a todas las religiones, filosofía principal de la religión Sij, que es la mayoritaria en la zona del templo dorado.

Jaipur, Usaipur, Jodhpur, Jaisalmer, Puskar nos van preparando para lo que nos vamos a encontrar en Varanasi, otro lugar clave para entender bien lo que es la India. Todos esas localizaciones citadas antes merecen la pena ser visitadas y son bien diferentes las unas de las otras, pero con un poquito de cada una, te vas preparando para Varanasi, el corazón espiritual de la India y que, obviamente, tendrá una entrada específica. ¿Quieres leer sobre Varanasi? Pincha aquí.

Jaipur, Usaipur, Jodhpur, Jaisalmer, Puskar nos van preparando para lo que nos vamos a encontrar en Varanasi, otro lugar clave para entender bien lo que es la India.

Del sur de la India no podemos escribir porque no hemos estado, aquello es inmenso y las distancias son más largas que en Europa…por eso aquello de que volveremos, tarde o temprano, volveremos. La India es odiada y amada al mismo tiempo, incluso por la misma persona, es una bomba que a veces no se digiere bien, como su comida, pero que siempre dejará el regustillo en el viajero, como las miles de especias que usan para elaborar sus deliciosas recetas.

Varanasi, India

El zapatero de Varanasi

Y no se podría entender la India sin haber viajado en su red ferroviaria. El tren es un modo de vida de la India y hay que probarlo, primero porque no hay muchas mejores maneras de moverse y segundo porque existe una vida en los vagones con la que te partes de risa y ojo, que a partir de segunda clase son más cómodos que muchos trenes europeos.

Aquí te ha contado un poco del viaje, pero si tienes dudas, no dudes en pregunta aquí.