Cuba, un país para reírse mucho

Calle la Habana, Cuba

Cuba, un país para reírse mucho

De Cuba habrás leídos decenas de blogs contándote lo bonito que es, lo auténtico, lo bueno que hace, lo avispados que son los cubanos, el azul de sus playas, sus fondos marinos o la historia que encierra esta isla del Caribe. Pero no hay muchos blogs destacando lo mucho que te puedes llegar a reír, siempre que pongas de tu parte y rebajes y relajes el ritmo del viaje porque Cuba es un país para reírse mucho.

Cuba es un país para vivirlo, para intentar integrarte lo máximo posible en su ecosistema por eso se vive de manera diferente si hablas español o no. De Cuba puedes disfrutar todo, La Habana, sus paisajes, su comida, sus playas, sus mojitos, su salsa, su historia y sus gentes, pero como decíamos antes tienes que estar predispuesto a ello porque sus paisajes no son nada único en el mundo. Su comida puede llegar a ser muy insípida, sus playas pueden estar llenas o sucias, sus paisajes y amaneceres no son tan espectaculares como los de Sudeste Asiático. Sus mojitos pueden sabes más agua que a ron, sus espectáculos de salsa puede que los baile mejor una pareja de borrachos, su historia puede ser contada de milyuna maneras y sus gentes pueden resultar demasiado aprovechadas, motivo este último que puede ser el detonante de todas las posibles cosas negativas relatadas.

Carretera de Cuba

Uno de tantos carteles revolucionarios

Y es que los cubanos van a intentar siempre sacar provecho del turista y dominan esa técnica como nadie, pero nunca, nunca van a aprovecharse de más. No van a estafar de manera exagerada, pero siempre te intentarán levantar un par de eurillos… Eso puede resultar muy cansino y agobiante o puedes entrar en su juego y divertirte con ellos.

Cuba es un país para vivirlo, para intentar integrarte lo máximo posible en su ecosistema por eso se vive de manera diferente si hablas español o no.

Son tus dos opciones, yo sin duda recomiendo la segunda porque es mucho más amena y ellos te van a levantar ese euro de igual manera. Propongo esa filosofía de dejarse llevar sabiendo que estás en su red para llegar a palpar bien lo que pasa allí, obviamente no todos son iguales y habrá algunos más ‘listos’ que otros.

Estampa de playa de Cuba

Hasta en la playa

Para nosotros Cuba es eso, sus gentes, el contacto con una sociedad que las pasó y las está pasando mal, pero que nunca te niegan una sonrisa, unas buenas palabras o un chiste. Esa fuerza de los cubanos sobrevivirá a cualquiera que los gobierne y es lo que se nos quedó a nosotros de Cuba.

Y eso que tiene mucho que ofrecer porque La Habana es una de las ciudades coloniales con más encanto en las que he estado, al igual que Trinidad, Cienfuegos o Santa Clara. Las playas de Cayo Coco, Cayo Jutías, Playa Esmeralda, Playa Sirena, Playa Pilar o Playa Paraíso te dejarán con la boca abierta. La zona de viñales con sus mogotes y plantaciones de tabaco y café también son espectaculares. Santiago y su música constante y la historia de la revolución, siempre presente en tu recorrido por la isla.

Bodeguita Habana Cuba

La Bodeguita del Medio

Y una última recomendación. Leer el libro de Jorge Moreta titulado Cuba más allá de Fidel. Un relato precioso, preciso y perfecto de un viaje a Cuba a través de sus carreteras y su historia. La lectura de ese libro te ayudará a profundizar en el entorno, porque Cuba es un país para reírse mucho. Por cierto, nosotros fuimos en diciembre y lo recomendamos abiertamente.

Aquí te ha contado un poco del viaje, pero si tienes dudas, no dudes en pregunta lo que sea aquí.