Qué hacer en Estambul

ESTAMBUL

Qué hacer en Estambul

No sabemos cuánto tiempo se quedó el pirata del poema de Espronceda en Estambul, pero seguro que fueron muchos más de los que tenía pensados. No conozco a nadie que haya visitado esa ciudad mágica de  Turquía que la haya abandonado antes de lo que pensaba. O que no haya vuelto enamorado de su vibración, de sus atardeceres, de su ritmo, de su mezcla de culturas o de su comida. Aquí te contamos qué hacer en Estambul para disfrutarla a tope. Respecto al tiempo, nosotros fuimos en verano y sufrimos un poco el calor, pero se puede aguantar. Por eso es importante saber cuándo ir a Turquía, pincha en este enlace para saber más.

Nosotros, para ser sinceros, diremos que nos quedamos más tiempo obligados porque no encontramos billetes de bus nocturno hacia Capadocia cuando queríamos por lo que tuvimos que pasar un par de noches más, pero encantados porque según llegamos, nos enamoró y nos desbordó todo lo que hay que ver. Anécdota que nos viene al pelo para deciros que planifiquéis bien la salida de la ciudad porque, como veis, hay mucha demanda. Por cierto, si queréis descubrir qué hacer y qué ver en Capadocia, pinchad aquí.

Estambul

Atardecer en Estambul, espectacular

Pases mucho o poco tiempo en la ciudad, no te puedes ir sin ver la Mezquita Azul, que siendo espectacular por fuera es casi más bonita por dentro, para averiguarlo, te toca entrar y pasar un buen tiempo mirando el techo y quedándote con la boca abierta. Justo en frente está Santa Sofía, monumento que primero fue una basílica patriarcal ortodoxa, después mezquita y ahora es un museo y uno de los mayores focos de atracción turística de Estambul. Tanto cambio han dejado en ella retales de todas las culturas y milagrosamente ha aguantado carros y carretas para llegar hasta ahora en unas condiciones más que aceptables.

Pases mucho o poco tiempo en la ciudad, no te puedes ir sin ver la Mezquita Azul, que siendo espectacular por fuera es casi más bonita por dentro.

Más de Estambul, te lo van a ofrecer hasta la saciedad nada más pongas un pie en la rivera del Bósforo, pero hacer el paseo en barco merece mucho la pena, porque así te enteras un poco más de la historia de un país con tanta encrucijada y, ¿por qué no? Poder sentirte como el pirata de Espronceda en la popa y decir aquello de Asia a un lado, al otro Europa.

Estambul

En el interior de la Mezquita Azul

El toque bohemio de Estambul aparece al otro lado del Bósforo, en el entorno de la Torre de Gálata, herencia de la presencia genovesa en la ciudad y que cuando se construyó fue el edificio más alto de la ciudad. Alrededor de la torre se dan una serie de calles, plazuelas y callejuelas repletas de vida nocturna, con artistas callejeros, tiendas cuquis y muy buena comida.

Alrededor de la Torre de Gálata se dan una serie de calles, plazuelas y callejuelas repletas de vida nocturna.

A 20 minutitos a pie de la torre está la mítica plaza Taksim, donde en mayo de 2013 un grupo de 50 ecologistas se manifestaron en contra de la construcción de un centro comercial. Movilización que fue duramente reprimida y que fue el origen de una protesta masiva que se expandió por más países árabes y que demostró el poder movilizador de las redes sociales.

Estambul

Torre Gálata, por la noche

Seguimos con la ciudad, que ofrece muchas más cosas, como por ejemplo, los mercados, el zoco es un polvorín de la venta y la compra, donde hay que armarse de paciencia para comprar, pero en el que podemos obtener muy buenos precios para productos típicos y que darán un toque especial a nuestras casas. Otro mercado, el de las especias, brutal, parece que está todo colocado para que quede bien en la foto, pero es real, qué olores, qué colores, que sabores…

Estambul

El Zoco de Estambul

Podría seguir relatando experiencias en Estambul como visita el Palacio Topkapi, visitar el menos turísitico barrio de Üsküdar, entrar en todas las mezquitas que se nos aparezcan mientras estamos perdidos, porque cada una muestra algo muy especial de la cultura musulmana. Y un último consejo; comer o cenar un delicioso bocata de pescado cocinado en una barca en la orilla del Bósforo. O tomarte un té o almorzar en el Café Pierre Loti, en lo alto de la ciudad y que tiene una vista espectacular del cuerno de oro.

Y un último consejo; comer o cenar un delicioso bocata de pescado cocinado en una barca en la orilla del Bósforo.

Lo dicho, el pirata de Espronceda seguro que se quedó más tiempo, no hay registro de cuánto, pero seguro que más de lo que esperaba.

Estambul es una maravilla, pero no es lo único que puedes hacer en Turquía, aquí te contamos más a fondo todo lo que hicimos en este maravilloso país.

Aquí te ha contado un poco del viaje, pero si tienes dudas, no dudes en pregunta aquí.